Buenos Aires Digital

Juntos ganó en siete de las ocho secciones electorales bonaerenses

La gran primaria abierta simultánea y obligatoria desarrollada por Juntos prácticamente en todo el país tuvo su correlato en las secciones electorales que componen la provincia de Buenos Aires, donde apenas una de las ocho salvó la ropa para el oficialismo. Esa elección es fundamental porque define el control de la Legislatura, cuya composición es bicameral.

Fue la tercera el único nicho de poder que mantuvo el Frente de Todos, integrada por los populosos municipios del Conurbano desde La Matanza y hacia el sur, incluyendo a Ensenada y Berisso, donde obtuvo el 42.52 % de los votos sobre un total de 92.72 % de mesas escrutadas, mientras que Juntos –en sus dos vertientes, quienes se acoplan a Diego Santilli y los que hacen lo propio con Facundo Manes– se hizo con el 32.69 %.

Tanto en la segunda –zona norte de la Provincia–, como en la sexta –sur bonaerense– y en la octava –denominada sección capital por abarcar solamente a La Plata– la victoria fue absolutamente amarilla: en la segunda sacó el 51.49 %, contra el 30.82 del FDT; en la sexta el 52.29 %, versus el 27.42, y en la octava el 44.97 %, ante los 32.78 puntos porcentuales del Frente de Todos.

in embargo, el punto nodal se sitúa en la primera –desde Morón y hasta el último distrito de la zona norte del GBA–, la cuarta –zona oeste y noroeste–, la quinta –Costa Atlántica y parte del centro– y la séptima –zona centro–, puesto que en estas secciones se eligen senadores y es en la Cámara Alta donde el gobernador Axel Kicillof tuvo sus mayores inconvenientes en estos poco menos de dos años de gestión: de los 46 legisladores que la integran, 26 pertenecen a la oposición y 20 al oficialismo.

En la primera, Juntos se hizo con el 40 % de los votos, mientras que el FDT trepó hasta el 35.6 %; en la cuarta fue el 49.79 versus el 33.1; la quinta –tradicionalmente radical y, por ende, cambiemista– aportó el 50.51 % contra el 29.29 %, mientras que en la séptima Juntos alcanzó el 51.51 % y el FDT el 30.11 %.

De este modo no se podrá lograr ese objetivo que originalmente se propuso el mandatario bonaerense y sus funcionarios, el de quitarle un senador por sección a la oposición –a excepción de la quinta, donde todo estaba perdido de antemano–, y llegar a igualar los tantos en el cuerpo para que fuera la presidenta Verónica Magario quien desempatara.

Es que, con estos guarismos, Juntos prácticamente iguala la elección de 2017 y por ende mantiene sus bancas, aunque todo deberá ratificarse el 14 de noviembre, cuando la elección legislativa –y no ya la PASO– defina la composición final de las cámaras. 

Comentarios

Buenos Aires Digital
Agencia de Noticias
http://www.buenosairesdigital.info
correo@buenosairesdigital.info